El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

RESOLUCIÓN Nº 040/18.

RESOLUCIÓN Nº 040/18.-

Neuquén, 27 de Noviembre de 2018.-

 

 

VISTO:

 

Los autos: “Consejo de la Magistratura s/ llamado a concurso para cubrir Un (1) cargo de Juez de Primera Instancia, titular del Juzgado Laboral Nº 2, con asiento de funciones en la ciudad de Neuquén, de la I Circunscripción Judicial, Categoría MF3, (Concurso Público N° 147); y,

 

CONSIDERANDO:

 

Que a fs. 370/372 vta., la Dra. Andrea Lorena Paz interpone impugnación contra la calificación que a su respecto efectuara el Jurado interviniente en el examen oral de la etapa técnica del Concurso citado en el visto.

 

Que conforme surge de las constancias de notificación agregadas en las actuaciones, dicha impugnación ha sido presentada en término, por lo que procede considerarla admisible, resolviendo el fondo de las cuestiones planteadas.-

 

Que vencido el plazo reglamentario se corrió traslado de la impugnación al Jurado interviniente.-

 

Que, en el día de la fecha ingresa respuesta al traslado conferido, confeccionado en forma consensuada por los miembros del Jurado.-

 

Que, el referido informe, reza textualmente: “En carácter de integrantes del JURADO ACADEMICO, del CONCURSO Nro 147, destinado a cubrir un cargo de JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA, TITULAR DEL JUZGADO LABORAL Nro. 2, con asiento de funciones en la ciudad de Neuquén, de la I Circunscripción Judicial, venimos en tiempo y forma a contestar las impugnaciones realizadas por los postulantes.-    

 

“I.- Liminarmente es importante señalar dos cuestiones, que es interés de este Jurado destacar:  

 

“a) La primera, consiste en la devolución brindada en el momento de presentar el informe y de apertura del sobre que contenía las claves, la que solo fue escuchada por dos de los hoy impugnantes (Paz y Panciola), y no por el resto que no estuvo presente en ese momento. Se les hizo saber que la tarea había sido muy difícil, que se destacaba la participación de todos y que el jurado, que había pasado durante su carrera por la misma situación, quería que se sintieran valorados como lo merecían. Lo reiteramos ahora, que tenemos la oportunidad de que todos los postulantes conozcan nuestra opinión.

 

“b) Asimismo expresamos como derivado lo antes dicho (y he aquí el ingreso de la segunda cuestión), que estamos obligadas a evaluar jerarquizando y, por lo tanto, a observar comparativamente los exámenes, máxime para un cargo como el de Juez, donde la vida, el patrimonio y en general los derechos de las personas se encuentran en sus manos, al momento de resolver.

 

“Por lo tanto, los instamos a que no se desanimen por el puesto y la puntuación que les toca, porque esto es lo propio de todo concurso, donde corresponde desplegar argumentos técnicos de manera sólida y razonable. No todos, claro está, lo hicieron con la misma valía.

 

“También consideramos que para varios de los participantes, si no es el caso de todos, se trata de su primer concurso. De manera que debe servirles de experiencia el tener presente que ser escuetos no es la mejor técnica, tampoco sobreabundantes. Pero de ninguna manera lacónicos. Lo que el concursante realiza tiene que ser expresivo de lo que sabe, y a su vez, debe manifestarlo de un modo claro. Consideraciones todas a tener en cuenta tanto en el examen escrito como en el oral.

 

“II.- Sentado lo anterior, procederemos a contestar las impugnaciones y por una cuestión metodológica, responderemos en este escrito, por separado, cada impugnación.-

 

“1) Andrea Lorena PAZ.-

“a) En lo que refiere a la impugnación que realiza dicha postulante, con respecto al Examen Escrito, de su lectura surge que la misma objeta la evaluación realizada por este Jurado, respecto al punto II, y nuevamente surge de su impugnación que la postulante mantiene y continua en el error cometido. Claramente, emerge que no distingue la diferencia entre regulación de honorarios, imposición de costas y responsabilidad por costas, que es lo que se le solicitaba, teniendo en cuenta el Art. 4 de la ley 1594 (t.o 2933).-

 

“Insiste en que el recurso es extemporáneo, que la sentencia había adquirido firmeza, que ese era el “momento oportuno para deducir el recurso por falta de aplicación del Art. 277 cuando ya estaban impuestas las costas y regulado el honorario” (Textual) y agrega “oportunidad en que pudo advertir el condenado en costas la necesidad de aclarar la procedencia del prorrateo o apelar por la falta de aplicación de lo dispuesto por la norma en cuestión”.

 

“La postulante no asume el error o la falta de conocimiento que tiene sobre el tema, ya que es dable destacar que el artículo 277 de la LCT prevé la limitación de la responsabilidad por costas. Cabe señalar también que, la norma en cuestión tampoco refiere a la imposición en costas, sino a la limitación en la responsabilidad por éstas, que es diferente. De lo allí expuesto se colige que el momento procesal oportuno para ello es el del pago de dichos emolumentos, concretamente, en este caso, la etapa de ejecución de sentencia.- En la mejor de las interpretaciones, no pasamos por alto, que la concursante pudo haber interpretado (como lo hizo) que el momento procesal oportuno era cuando se apela la sentencia, pero no podía ignorar que existe un criterio mayoritario de que el momento oportuno es en la etapa de ejecución de sentencia, y nada de ello desarrolló.

 

“La concursante a juez, debiera conocer los argumentos del fallo, “Abdurram Martin”, a fin de entender el alcance de la norma, ya que el texto agregado por la Ley 24.432 al Art. 277 de la L.C.T. limita la responsabilidad del condenado en costas en los juicios laborales y no el quantum de los honorarios profesionales.- En tal sentido se ha precisado que el Art. 277, último párrafo, de la L.C.T., al igual que el anterior art. 505, último párrafo, del Código Civil (resultantes ambos de la Ley 24.432), no contienen ninguna limitación con respecto al monto de los honorarios a regular judicialmente, sino que aluden exclusivamente al alcance de la responsabilidad por las costas. Finalmente, este sistema legal que pone un límite al alcance de la responsabilidad por las costas, se encuentra previsto en el actual CCCN, artículo 730, el cual vendría a reemplazar al derogado art. 505 del Código Civil.

 

“Finalmente, el segundo argumento que introduce en su impugnación respecto del examen escrito, mediante el cual ataca la “claridad de la consigna”, no amerita mayor respuesta, en tanto la misma era precisa y el resto de los postulantes pudieron resolver enrolándose en una u otra postura, y lo hicieron expidiéndose sobre lo que efectivamente se solicitaba, que era la responsabilidad por costas. Tema que la postulante demuestra que no conoce debidamente, lo que se evidencia aún más con la impugnación que realiza.-

 

“Por ello, este tribunal confirma la nota asignada a la impugnante en su examen escrito.-

 

“b) Respecto, del examen oral, llegamos a la misma conclusión, en tanto la concursante comenzó con una exposición oral, muy escueta, se limitó a desarrollar su tema en un tiempo que no superó los cinco minutos, cuando disponía de quince. Se trata de la elección del tema, donde se puede lucir con sus conocimientos. Nada de ello sucedió. Justamente, su exposición fue más breve que el resto de los postulantes, porque sus respuestas fueron lacónicas, término que reiteramos en este responde.- Señalamos que, al igual que en los concursos docentes, el mal manejo del tiempo es un defecto, dado que se vincula con la claridad expositiva del concursante, y su habilidad para sintetizar lo que debe decir, al tiempo del que dispone, ni más, ni menos. No usar todo el tiempo, y excederse, son vistos como fallas en función de la finalidad referida supra.

 

“Por último, en relación a esta postulante no podemos dejar de señalar que en su examen oral también evidenció confusión en varias cuestiones jurídicas, reiteradas en la impugnación, tanto como aconteció con el examen escrito, solo que la última respuesta no se tuvo en cuenta para la nota, respetando la palabra dada por una integrante del Jurado (Dra. Cañal), cuando le formuló la pregunta y le dijo que no iba a formar parte de la nota. Es obvio que si se solicita una opinión y la misma es correcta, esto redundará en beneficio del concursante, si no lo es no podrá ser en perjuicio. Este fue el caso, más se le recuerda que se trató de una pregunta de derecho societario aplicado a laboral, la que en efecto respondió incorrectamente, y no fue mencionada por el tribunal por esa razón.

 

“Nobleza obliga señalar, que si tal respuesta hubiese sido considerada por este Jurado, la calificación obtenida habría sido menor, dado que la respuesta fue absolutamente incorrecta, demostrando un grueso error en materia de responsabilidad de las personas jurídica. Aspecto éste, que a criterio de este jurado, resulta inaceptable, siendo que se está presentando para un Concurso de Juez.

 

“En definitiva, en el escrito se le atribuyo una serie de errores muy superior al resto de los concursantes, y a su vez, tanto en el escrito como en el oral, el mayor defecto consistió en no desplegar argumentos, que permitieran profundizar los alcances de sus conocimientos.

 

“Por ello, confirmamos la calificación asignada en ambos exámenes.”.

 

III.- CONCLUSION

“Por todo lo expuesto, este Jurado, RESUELVE:

 

“1. Rechazar las impugnaciones de los Concursantes: ANDREA LORENA PAZ, MARTIN SEBASTIAN PIANCIOLA y ANA MARIA FERNANDEZ, confirmando las calificaciones de sus exámenes, por los argumentos expresados.-

 

Que, en Sesión ordinaria del día de la fecha, plasmada en Acta N° 049/18 se tomó conocimiento de la decisión del Jurado, teniendo por contestado los traslados conferidos.-

 

Por ello,

 

EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN RESUELVE:

 

Artículo 1º: RECHAZAR la impugnación deducida por la postulante Andrea Lorena Paz, contra la etapa de evaluación técnica del Concurso Público Nro. 147, por lo expuesto en los considerandos que forman parte de la presente.-

 

Artículo 2º: REGÍSTRESE. Notifíquese por cédula a la interesada.