El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

RESOLUCIÓN Nº 039/18

RESOLUCIÓN Nº 039/18.-

Neuquén, 27 de Noviembre de 2018.-

 

 

VISTO:

 

Los autos: “Consejo de la Magistratura s/ llamado a concurso para cubrir Un (1) cargo de Juez de Primera Instancia, titular del Juzgado Laboral Nº 2, con asiento de funciones en la ciudad de Neuquén, de la I Circunscripción Judicial, Categoría MF3, (Concurso Público N° 147); y,

 

CONSIDERANDO:

 

Que a fs. 368/369 vta., el Dr. Martín Sebastián Pianciola interpone impugnación contra la calificación que a su respecto efectuara el Jurado interviniente en el examen oral de la etapa técnica del Concurso citado en el visto.

 

Que conforme surge de las constancias de notificación agregadas en las actuaciones, dicha impugnación ha sido presentada en término, por lo que procede considerarla admisible, resolviendo el fondo de las cuestiones planteadas.-

 

Que vencido el plazo reglamentario se corrió traslado al Jurado interviniente de la referida impugnación.-

 

Que, en el día de la fecha ingresa respuesta al traslado conferido, confeccionada en forma consensuada por los miembros del Jurado.-

 

Que, el referido informe, reza textualmente:    “En carácter de integrantes del JURADO ACADEMICO, del CONCURSO Nro 147, destinado a cubrir un cargo de JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA, TITULAR DEL JUZGADO LABORAL Nro. 2, con asiento de funciones en la ciudad de Neuquén, de la I Circunscripción Judicial, venimos en tiempo y forma a contestar las impugnaciones realizadas por los postulantes.-    

 

“I.- Liminarmente es importante señalar dos cuestiones, que es interés de este Jurado destacar:  

 

 

“a) La primera, consiste en la devolución brindada en el momento de presentar el informe y de apertura del sobre que contenía las claves, la que solo fue escuchada por dos de los hoy impugnantes (Paz y Panciola), y no por el resto que no estuvo presente en ese momento. Se les hizo saber que la tarea había sido muy difícil, que se destacaba la participación de todos y que el jurado, que había pasado durante su carrera por la misma situación, quería que se sintieran valorados como lo merecían. Lo reiteramos ahora, que tenemos la oportunidad de que todos los postulantes conozcan nuestra opinión.

 

“b) Asimismo expresamos como derivado lo antes dicho (y he aquí el ingreso de la segunda cuestión), que estamos obligadas a evaluar jerarquizando y, por lo tanto, a observar comparativamente los exámenes, máxime para un cargo como el de Juez, donde la vida, el patrimonio y en general los derechos de las personas se encuentran en sus manos, al momento de resolver.

 

“Por lo tanto, los instamos a que no se desanimen por el puesto y la puntuación que les toca, porque esto es lo propio de todo concurso, donde corresponde desplegar argumentos técnicos de manera sólida y razonable. No todos, claro está, lo hicieron con la misma valía.

 

“También consideramos que para varios de los participantes, si no es el caso de todos, se trata de su primer concurso. De manera que debe servirles de experiencia el tener presente que ser escuetos no es la mejor técnica, tampoco sobreabundantes. Pero de ninguna manera lacónicos. Lo que el concursante realiza tiene que ser expresivo de lo que sabe, y a su vez, debe manifestarlo de un modo claro. Consideraciones todas a tener en cuenta tanto en el examen escrito como en el oral.

 

“II.- Sentado lo anterior, procederemos a contestar las impugnaciones y por una cuestión metodológica, responderemos en este escrito, por separado, cada impugnación.-

 

“…2).- Martin Sebastian Pianciola.

                       Analizada que ha sido su impugnación, cabe adelantar que la misma no tendrá favorable acogida por parte de este tribunal examinador, ya que tanto en lo que se refiere al examen escrito como al oral oral, solo expresa una disconformidad con la calificación obtenida, haciendo comparaciones con el postulante que obtuvo mayor puntaje y efectuando manifestaciones y citas referidas de manera genérica a lo que entiende por “arbitrariedad”, sin hacer una crítica concreta y fundada de la calificación obtenida.

 

“a) En primer lugar, expresa que del informe que funda la Acordada, no surgen los criterios de calificación; nada más incorrecto, lo que demuestra que no ha leído como corresponde el mismo, actuando con ligereza. Así, de dicho informe se desprende en el primer apartado, bajo el título “Consideraciones Generales”, que este Jurado procedió a detallar en cuatros incisos cuáles eran los criterios de evaluación y las pautas valorativas (a los cuales nos remitimos, en honor a la brevedad).-

 

“b) En segundo lugar, el impugnante se remite a comparar su examen con aquel que obtuvo el mayor puntaje utilizando términos, no adecuados para un postulante a un cargo de Juez, calificando aquel examen, como una “sentencia monográfica”. Al efecto, cabe destacar que el examen que obtuvo mayor puntaje no se encuentra en discusión, y si lo que pretende el aquí impugnante, es un nuevo “análisis y revisión” de su examen, como lo señala, debió hacerse cargo de las observaciones que el jurado le señaló en el informe.-

 

“Así, en referencia al pto I del examen escrito, en dos partes del informe se indicó que dicho concursante NO se detiene mayormente en la imputación jurídica, en la que se funda la pretensión contenida en la demanda: Art. 47 de la LAS; como así tampoco, cita los Convenios de la OIT de libertad Sindical, teniendo en cuenta el paradigma constitucional de Derechos Humanos, que conduce a una interpretación amplia del Art. 47 LAS.

 

Se señala en este punto, objetiva y comparativamente de manera numérica, la cantidad de errores cometidos por este postulante, en relación con los que se compara.-

 

“El impugnante comete el error que imputa: arbitrariedad. Ello en razón de que afirma haber analizado el caso “de manera muchísimo más completa y oportuna que los demás exámenes”, sin precisar porqué. A simple vista no solo se le señalaron fallas y errores, sino que su análisis es mucho más escueto que el examen del concursante que obtuvo mayor puntaje, con quien a lo largo de la impugnación realiza la comparación.

 

“En este punto tilda de monográfico a dicho examen, de manera descalificatoria afirmando que solo sirve para “alimentar el ego de quien resuelve”.

 

“Se señala que no solo es una manifestación un tanto impropia en este marco, sino también descaminada: el juez debe justificar sus conclusiones, técnicamente. Si lo referido a nada conducía debió demostrarlo el impugnante, aunque por cierto no está requiriendo que se le baje la nota a otro concursante, sino que se eleve la propia, lo que justificaría esta falta de fundamento.

 

“Esta imprecisión se encuentra en el resto de sus manifestaciones, por ejemplo cuando refiere haber hecho un análisis “dentro de los mismos parámetros jurídicos” y con una “correcta valoración de la prueba”, “llegando a una resolución desde el análisis de la misma”. Ciertamente todas estas expresiones son genéricas, circulares, sin agregar ni explicar qué fue lo que dijo bien, y qué lo que los demás habrían dicho mal. Autocalifica como correcto su análisis, sin expresar nada en concreto, y descalifica al de otro concursante como ya se viera, sin demostrar error, tachando la enjundia simplemente.

 

“No obstante ello, - reiteramos- que el impugnante nada dice sobre las observaciones que se le hicieron, solo se limita a comparar su examen con el del postulante que obtuvo mayor nota, evidenciando un problema de “ego”, que no resulta adecuado para quien aspira a un cargo de Juez.

 

“c) Al referirse al punto 2 del examen escrito incurre en el mismo yerro, al utilizar términos despectivos tales como “trabajo monográfico” (en clara alusión a su compañero), pero no se hace cargo de las omisiones y errores que él comete, señalados en el informe. El juez al dictar una interlocutoria no solo debe resolver haciendo lugar o rechazando, debe fundar con debida argumentación jurídica. Omite en este punto contemplar una de las pautas de evaluación enumeradas como inciso 4, que es precisamente la argumentación jurídica. El postulante, resuelve rechazando el recurso, pero no adopta el criterio del Tribunal Superior de Justicia. Por ello, al seguir otra postura, debía hacer mención del criterio del TSJ y explicar por qué se apartaba del mismo.- En fin, este Jurado no pretendía que siguiera la postura del TSJ, pero sí que evidenciara conocimiento sobre ello, máxime en un tema que está teniendo mucho tratamiento y debate en nuestra Provincia.

 

“Finalmente, nada dice respecto de que concedió erróneamente la apelación, ya que lo hizo libremente y no en relación (se trataba de una interlocutoria no de una sentencia definitiva), lo cual no constituye un tema menor, ya que quien aspira a un cargo de Juez debe manejar recursos y todos los institutos procesales.-

 

“d) Respecto del examen oral, nuevamente es la disconformidad por la disconformidad misma, sin argumentaciones que apunten a las observaciones que se le señalaron en el informe. Reiteramos que aquello que le señala a su compañero es lo que él demuestra con su impugnación: un gran “ego”. Al punto, que no reconoce ningún error.

 

                         “Por ello, sorprende a este Jurado, cuando al referirse al examen oral expresa “vuelve a llamar la atención que no hay en el informe ninguna observación negativa”. Si bien, aclaramos que este Jurado, considera que ninguna observación es negativa, sino que se realiza a fin de que el postulante crezca y siga capacitándose, no menos cierto es que se le hicieron observaciones a su examen oral: 1) “No respondió con claridad y conocimiento del tema los principios del “proceso”, sino que más bien comenzó a describir el mismo”; 2) En relación con el principio de congruencia, respondió luego de solicitar aclaraciones al Jurado; y 3) Finalmente, al ser interrogado sobre el Art. 212 de LCT, se expidió sobre su contenido y aplicación luego de recibir aclaraciones”.

 

                         “Destacamos que no solo son incorrectas, sino ciertamente agraviante para este Jurado, varias manifestaciones del impugnante, tales como   que “no se utilizó la misma vara y que se incurrió en arbitrariedad y trato discriminatorio en relación con los demás concursantes”, o la poco feliz expresión de que el jurado hizo “un gran esfuerzo en valorar aspectos de unos sobre los demás”. En aras a la buena fe, atribuimos tales expresiones a una cuestión emocional, tal vez propia de la edad, y no mal intencionada, pero recomendamos mesura para el futuro. Paradojalmente, sugerimos que no se explaye en lo que no corresponde, monográfica y mecánicamente, en vez de técnicamente.

 

     “Su impugnación refleja aquello que pudimos apreciar en el examen oral, ya que recordamos al impugnante, que al menos en dos oportunidades, se le tuvo que insistir que “escuchara” lo que se le preguntaba, dado que respondía sin haber atendido debidamente lo que se preguntaba. Como también en dos oportunidades dijo “recordar” lo que se le preguntaba, pero que “si se lo decían seguro que lo sabía”.

 

   “Ciertamente (y de hecho que fue destacado), cuando se le daba algún elemento, cobraba bríos y respondía. Pero este no es un examen solo para aprobar, sino para elegir al que demuestra en ese momento preciso que es superior (no intrínsecamente, sino témporo espacialmente). Y dicha superioridad tiene que ver también con la firmeza en las respuestas en el momento que son formuladas.

 

“De modo, que su impugnación es pletórica en manifestaciones incorrectas y apresuradas, además de apreciarse (a diferencia del resto de las impugnaciones), cierta “malicia”, no solo con aquel que legítimamente obtuvo un excelente puntaje, sino con la transparencia de este jurado, que ha evaluado con pautas claras y objetivas, en un marco de razonabilidad.

 

                                                     “Dicho todo esto con la única intención de colaborar con los postulantes, valorando sus conocimientos y habilidades, formulando las objeciones no como un desmedro.  

                  

                       “Por lo expuesto, este Jurado CONFIRMA la calificación asignada al concursante Martin Pianciola, tanto del examen escrito como del Oral.

 

“…Por lo expuesto, confirmamos la calificación asignada.

 

“III.- CONCLUSION

“Por todo lo expuesto, este Jurado, RESUELVE:

 

“1. Rechazar las impugnaciones de los Concursantes: ANDREA LORENA PAZ, MARTIN SEBASTIAN PIANCIOLA y ANA MARIA FERNANDEZ, confirmando las calificaciones de sus exámenes, por los argumentos expresados.-“.

 

      Que, en Sesión ordinaria del día de la fecha, plasmada en Acta N° 049/18 se tomó conocimiento de la decisión del Jurado, teniendo por contestado los traslados conferidos.-

 

Por ello,

 

EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN RESUELVE:

 

Artículo 1º: RECHAZAR la impugnación deducida  por el postulante Martín Sebastián Pianciola, contra la etapa de evaluación técnica del Concurso Público Nro. 147, por los considerandos que forman parte de la presente.

 

Artículo 2º: REGÍSTRESE. Notifíquese por cédula al interesado.