El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

RESOLUCIÓN Nº 022/18.-

RESOLUCIÓN Nº 022/18.-

Neuquén, 4 de Septiembre de 2018.-

 

 

VISTO:

 

Autos: “Consejo de la Magistratura de la Provincia del Neuquén s/ llamado a concurso público para cubrir un (1) cargo de Juez de Primera Instancia, Categoría MF3, para el Juzgado N° 1 Civil, Comercial, Esp. De Concursos y Quiebras y Minería de la II Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en la ciudad de Cutral Có” (Concurso Público N° 144), y

 

CONSIDERANDO:

 

Que a fs. 169/177, el Dr. Eduardo Tomás Richter interpone impugnación contra la calificación que a su respecto efectuara el Jurado interviniente en la etapa técnica del Concurso citado en el visto.

 

Que conforme surge de las constancias de notificación agregadas en las actuaciones, dicha impugnación ha sido presentada en término, por lo que procede considerarla admisible, resolviendo el fondo de las cuestiones planteadas.-

 

Que vencido el plazo reglamentario se corrió traslado al Jurado interviniente de la referida impugnación.-

 

Que, en fecha 28/08/18, ingresa respuesta al traslado conferido, confeccionado en forma consensuada por los miembros del Jurado.-

 

Que, el referido informe, reza textualmente:

 

“Conferido traslado de la impugnación deducida por el postulante Eduardo Tomas Richter a la calificación dada por este Jurado en el Concurso de referencia para un cargo de Juez de Primera Instancia para el juzgado N° 1 Civil, Comercial, Especial de concursos y quiebras y minería de la II Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en la ciudad de Cutral Co (Categoría) MF3, cumplimos en contestar la vista que nos fuera conferida.

 

“CONTESTACION DEL DR. OSVALDO ALFREDO GOZAINI

 

“El escrito que se presenta para impugnar el dictamen de este jurado no resiste análisis alguno desde que pretende ser un esquema comparativo con los demás exámenes escritos que encuentra como única fundamentación la disconformidad con el criterio aplicado y, pese a que dice ser objetivo, en realidad aplica su propia calificación en un ejercicio de autoestima cuestionable. No hay elementos objetivos que puedan encontrarse para variar el sentido del dictamen.

 

“El abogado Richter solo alega arbitrariedad porque no le conforma que se evidencie su deficiencia argumental, su escasa o nula idoneidad para fundamentar en forma clara y precisa; su evidente descontrol para tener un hilo argumental que no se diluya en apreciaciones innecesarias. Todo ello nos ratifica en el criterio adoptado.

 

“Inclusive, con osada temeridad, el impugnante se autocalifica y pretende que se le sume puntuación, lo que constituye un ejercicio de ir en contra de sus propias actuaciones pues si acepto ser juzgado por un jurado, no puede ahora pretender constituirse él mismo en fuente de autoridad para calificar su propio desempeño. Actitudes como estas descalifican el proceder impugnativo y ponen en evidencia la calidad de quien pretende ser juez de la circunscripción.

 

“La impugnación de la nota obtenida en el examen oral tiene el mismo desatino. No hay observaciones más que las propias conclusiones del impugnante: no se observan errores más que los que cita y en realidad no existen, pues lo breve no quita la precisión del encuadre que se hizo de su debilitada exposición.

 

“Por todo ello, se ratifica el dictamen en todas sus partes.

 

“CONTESTACION DE LA DRA. CECILIA PAMPHILE

 

“La evaluación escrita consistió en la resolución de dos casos.

 

“El primero, un juicio de daños y perjuicios, en el que correspondía dictar una sentencia, encuadrar jurídicamente el caso, determinar la responsabilidad analizando la procedencia de la eximente alegada por la demanda y, en su caso, determinar la procedencia de los rubros reclamados y cuantificarlos.

 

“El segundo caso, se situaba en el área de los concursos preventivos y suponía evaluar el manejo de una tramitación muy común, cual es, la vía incidental de verificación tardía.

 

“Los casos presentados no tenían ribetes complejos y los postulantes, de acuerdo a lo autorizado, contaban con material bibliográfico y jurisprudencial para desarrollar sus proyectos; asimismo, este Jurado acordó el máximo del tiempo admitido para desarrollar el examen. Todas estas circunstancias, unidas a la importancia del cargo, determinó una mayor rigurosidad al momento de calificar el examen.

 

“La calificación máxima por el examen escrito es de 20 puntos. En el caso, al postulante se le acordaron 11 puntos, conforme a la apreciación discrecional de este Jurado, que podrá no ser compartida pero que no es arbitraria.

 

“En cuanto al primer caso, no puede sostenerse que merezca el máximo de la calificación, en tanto contiene imprecisiones que impiden así hacerlo, con total independencia de la redacción.

 

“En efecto, el postulante expone en un principio que el régimen aplicable es el del Código Civil, pero luego, contradictoriamente, asume que el aplicable es del Código Civil y Comercial.

 

“Para así hacerlo indica “he de considerar las pautas que establece el Código Civil y Comercial de la Nación, entendiendo que las obligaciones reparatorias a determinarse constituyen relaciones jurídicas no agotadas (o existentes en los términos del art.7 del cuerpo normativo)”

 

“Este es el único argumento que expone y su redacción es sumamente imprecisa, no solo por la vaguedad de los giros utilizados, sino porque, alude a “obligaciones reparatorias” como “relaciones jurídicas no agotadas”.

 

“Y el daño (constituido por los diferentes rubros, cuya reparación se ordena) no es una relación jurídica.

 

“Las situaciones jurídicas y con más razón las  relaciones jurídicas, se constituyen, modifican o extinguen, porque los sujetos producen ciertos hechos o actos jurídicos a cuya presencia el ordenamiento liga particulares efectos. La ley nueva posterior, no puede regular lo que quedó jurídicamente consolidado bajo la ley anterior, salvo un efecto retroactivo que expresamente le confiera el legislador.

 

“El sistema del efecto inmediato consiste en que la ley nueva toma la relación o situación jurídica en el estado en que se encontraba al tiempo de ser sancionada, pasando a regir los tramos de su desarrollo no cumplidos, en tanto que a los cumplidos se los considera regidos por la ley vigente al tiempo que se desarrollaron. 

 

“Por lo tanto: todo aquello que se ha perfeccionado debe quedar bajo la égida de la misma ley: Los hechos pasados que han agotado la virtualidad que les es propia, no puede ser atrapados por la nueva ley (juega la noción de consumo jurídico) y si se los afectara se incurriría en retroactividad.

 

“En el caso de un accidente, el "consumo jurídico" no se produce al tiempo de la sentencia condenatoria que sólo tiene efecto declarativo, ni al tiempo de la cancelación del crédito indemnizatorio; desde donde “las consecuencias” de la relación jurídica o de la situación jurídica son regidas por el derecho vigente al momento en que tuvieron lugar.

 

“Esta posición que es la mayoritaria y ha sido receptada por la CSJN, no fue seguida por el concursante: Y la fundamentación, dado el apartamiento requería una mayor rigurosidad; en este caso, no sólo no fue rigurosa, sino que cuanto menos, fue vaga e imprecisa y confundió conceptos claves en la aplicación temporal de las leyes.

 

“Luego, en punto al orden del discurso judicial empleado, y la valoración de la prueba y encuadre normativo, la he considerado aceptable (prueba de ello es la calificación acordada, si se tiene en cuenta las deficiencias del segundo caso, sobre el que desarrollaré luego, mayores precisiones).

 

“Hay algunas consideraciones que, en el orden del discurso empleado, pueden suscitar dudas en cuanto a la comprensión de la operatividad del 1113 (se refiere a la culpa de la conductora), que luego son despejadas en el mismo desarrollo. Por ello insisto, se consideró aceptable a la respuesta. La alusión a la culpa de un tercero por el cual no se deba responder, era innecesaria en orden a los términos en que el litigio quedó trabado, tal como el mismo postulante aclara en su proyecto.

 

“El análisis del rubro incapacidad sobreviniente, si bien, nuevamente aclaro, es aceptable, en tanto deja entrever que el postulante sopesa las especiales circunstancias del caso, dado que contaba con la posibilidad de consulta de material bibliográfico y jurisprudencial, podría haber sido más preciso. Aclaro esto, porque explica, nuevamente, porque no se acordó el máximo puntaje de respuesta.

 

“Del mismo modo y, a iguales fines, corresponde señalar que el desarrollo efectuado con relación al daño moral y al psicológico podría haber tenido mayor precisión.

 

“En cuanto al segundo caso, tal como lo expusimos al realizar el informe, el desarrollo efectuado no denota un acabado conocimiento de trámites propios del proceso concursal, rol de la sindicatura, contenido de la decisión judicial en un incidente de verificación tardía.

 

“Más allá de los esfuerzos que ha efectuado este Jurado para encontrar cierta lógica y sentido a la respuesta, lo cierto es que el desarrollo dista del deseado; máxime, cuando, debe insistirse, los postulantes contaron con la posibilidad de consultar bibliografía. La parte resolutiva carece del contenido propio del caso, cual era decidir sobre la procedencia del crédito.

 

“En cuanto a la exposición oral, el tema elegido por el postulante “Deudas de valor”, ha tenido un profuso desarrollo tanto en la doctrina como en la jurisprudencia Nacional.

 

“Sin embargo, el postulante, lo aborda desde planos generales y, aun cuando haya pretendido darle una impronta personal o práctica, lo que en sí mismo es encomiable, lo cierto es que su exposición tuvo un desarrollo un tanto errático, muy general, no profundizando en ninguno de sus momentos.

 

“Habiendo elegido dicho tema y postulando una precisa solución, tal la de determinar el valor al momento del pago, debió haber desarrollado todas las vicisitudes que tal toma de posición proyecta.

 

“Nótese por caso, que no mencionó, ni desarrolló con precisión ninguno de los precedentes de la CSJN, ni abordó la problemática que desde el plano normativo teórico suscitó la prohibición de actualización; tampoco precisó con relación a la sentencia, como conjugaría su propuesta, con la manda que dispone que la sentencia debe contener la decisión expresa, positiva y precisa, de conformidad con las pretensiones deducidas en el juicio.

 

“Se refirió luego, en el supuesto de condenas fijadas a valores actuales, a la tasa de interés, indicando que aplicaría la “pasiva”, cuando de acuerdo a los desarrollos imperantes se alude a las tasas “puras” que no son equivalentes a las pasivas. Nada precisó tampoco al respecto, lo cual se debe traducir en la calificación, puesto que la elección de un tema supone una preparación minuciosa de las cuestiones estrechamente vinculadas con el mismo.

 

“En cuanto a las respuestas efectuadas a los interrogantes efectuados por el Tribunal examinador, el postulante si bien contestó en todos los casos, lo cierto es que sus respuestas carecieron de profundidad para merecer una más alta calificación, tal lo que aconteció, por caso, frente a la doctrina de la preclusión por consumación, limitándose a indicar como todo fundamento al excesivo rigor formal.

 

“Lo mismo aconteció con su respuesta en punto a la representación, en tanto si bien afirmó que aceptaría un instrumento conferido de acuerdo a la nueva legislación civil y comercial, nuevamente su respuesta, aún frente al reparo por él mismo formulado, en punto a que podría indicarse que es materia de regulación local, trasuntó por una general alusión a facilitar el acceso a la justicia.

 

“Por último y, en cuanto al procedimiento comparativo utilizado como sustento de la impugnación, no puede ser utilizado como válido, en tanto cada uno de los exámenes tradujo una comprensión del tema e incurrió en aciertos y desaciertos no transportables en forma lineal; por lo demás, tampoco correspondería revisar dichas calificaciones en tanto, del escrito en análisis no surge que sean motivo de impugnación, lo que parece así también haberlo entendido el Consejo, dada la falta de sustanciación con dichos postulantes.

 

“En base a estas consideraciones, coincido con el Dr. Gozaíni, en cuanto a que no se cuenta con elementos para variar la calificación acordada.

 

Que, en Sesión ordinaria del día de la fecha, plasmada en Acta N° 035/18 se tomó conocimiento de la decisión del Jurado, teniendo por contestado el traslado conferido.-

 

Por ello,

 

EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN RESUELVE:

 

Artículo 1º: RECHAZAR la impugnación deducida por el postulante   Eduardo Tomás Richter, contra la etapa de evaluación técnica del Concurso Público Nro. 144, por las razones expuestas en los considerandos que forman parte de la presente.

 

Artículo 2º: REGÍSTRESE. Notifíquese por cédula al interesado.