El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

RESOLUCIÓN Nº 008/18.-

RESOLUCIÓN Nº 008/18.-

Neuquén, 29 de Mayo de 2018.-

 

 

VISTO:

 

Los autos: “Consejo de la Magistratura s/ llamado a concurso para cubrir un cargo (1) de Juez Penal, integrante del Colegio de Jueces de la I Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en la ciudad de Neuquén-MF3-(Concurso Público N° 137); y

 

CONSIDERANDO:

 

Que a fs. 216-218 vta., la Dra. Silvina Rossana Moreira, interpone impugnación contra las calificaciones que a su respecto le asignara el Jurado interviniente en la etapa técnica del referido Concurso.

Que conforme surge de las constancias de notificación agregadas en las actuaciones, dicha impugnación ha sido presentada en término, por lo que procede considerarla admisible, resolviendo el fondo de las cuestiones planteadas.-

Que vencido el plazo reglamentario se corrió traslado de la referida impugnación al Jurado interviniente.-

Que, en fecha 28/05/18, ingresa respuesta al traslado conferido, confeccionado en forma consensuada por los miembros del Jurado.-

Que, el informe, glosado a fs. 227-230 vta., reza textualmente:… Tenemos el agrado de dirigirnos al señor Presidente, en nuestro carácter de Jurado Académico Titular y Jurado Magistrado Titular, oportunamente designados para actuar en el marco del Concurso Público N° 137, del Consejo de la Magistratura que Ud. dignamente preside, a los fines de contestar, en legal tiempo y forma, el traslado que nos fuera conferido, de la impugnación realizada respecto de la nota asignada por los suscriptos, en el examen oral, a la Dra. SILVIA ROSSANA MOREIRA, en el marco del concurso de marras. En directa relación con lo manifestado precedentemente, se abordan los fundamentos de la impugnación siguiendo el orden dispuesto por la recurrente y las fojas del expediente correspondiente. Para una más correcta resolución de las cuestiones planteadas, se deja constancia que los suscriptos volvieron a escuchar el audio de la concursante, a los efectos de poder verificar tanto sus dichos, como si la decisión que en su momento se adoptó, resulta justa. Asimismo es de suma utilidad transcribir la corrección que se ha realizado de su examen oral: Silvia Rosana Moreira, eligió como tema “El estándar de prueba más allá de toda duda razonable”, abordándolo con buena dicción, y con citas doctrinarias. Se advirtió que al momento de confrontarla con sus propios dichos sobre que debería aplicarse este estándar en todo el proceso, pero específicamente en la audiencia del art. 168, reconoció que no puede aplicarse cuando las partes lleguen a una convención probatoria. Dijo que el abreviado no es un juicio, pero reconoció que lo que surge de allí es una sentencia; por lo cual, debería a su entender aplicarse el estándar. No recordó si la sentencia absolutoria puede ser impugnada por la querella, pero luego dijo que sí, que puede serlo. No supo explicar solventemente la sana crítica racional. Resulta inflexible en cuanto a la concesión de la SJP en causas de violencia de género, aun cuando se le presentaron variables excepcionales para corroborar que no tenga el consentimiento viciado la víctima, y siendo la agresión un caso aislado. En cuanto a la prisión preventiva, también resultó inflexible, y no advirtió, por lo menos, que debían incrementarse en su intensidad, ante el peligro cierto de que vuelva a sufrir violencia la mujer. Calificación: DIEZ (10)     La Dra. SILVIA ROSSANA MOREIRA, impugna, mediante su libelo de fs. 217/218 y vta. la nota otorgada por los suscriptos en la corrección su examen oral. Se agravió en primer término -en forma genérica- al entender que la calificación de 10, sobre 20 puntos posibles, era equivalente a haber desaprobado (Cfr. fs. 216). En esto no coincide este Jurado, ya que los sistemas de calificación y aprobación difieren según la institución de que se trate; pero entienden asimismo que su examen oral ha estado en el término medio de una escala que tiene en uno de sus extremos un rendimiento totalmente insuficiente, y en el otro extremo un rendimiento sobresaliente y excepcional. Por ende, este genérico agravio debe ser rechazado. Se agravió por otra parte (fs.216) sobre las contradicciones que marcó el Jurado sobre su postura de aplicar el estándar de prueba "más allá de toda duda razonable" al proceso penal neuquino; pero del audio de su examen, y también de la propia lectura de su presentación, sigue apreciándose una contradicción: dice por una parte que el estándar de "prueba más allá de toda duda razonable" que se prevé para los tribunales de jurados populares -e hizo referencia al art. 41 de la LOPJ-, "debe ser aplicado cualquiera sea el tipo de proceso..."; más adelante afirma "...hasta acá entonces entiendo que el proceso penal neuquino ha recogido el estándar de prueba más allá de toda duda razonable". Para luego decir que ese estándar se aplica a la "decisión final", a la "sentencia".             Parecía lógico pensar que si afirmó lo anterior (el proceso penal neuquino ha recogido el estándar...), luego se reafirme o se contradiga al jurado examinador cuando dijo "Ud. dijo que lo aplicaría a todo el proceso neuquino...". Porque justamente lo que se buscaba es que aclare este aspecto (¿se aplica a todo el proceso? ¿se aplica solo al sentenciar?), que es lo que termina generando una confusión en su postura. Lejos de ser achacable a los examinadores, la confusión provino de las enunciaciones de la concursante. Por otra parte, siguiendo con el análisis de sus respuestas, llegó a decir que el estándar de "más allá de toda duda razonable" se aplica "para la decisión final", o sea en la "sentencia"; lo cual incluye también a los procedimientos abreviados -la impugnante reconoció que en ellos se dicta sentencia-; sin advertir que allí no existe prueba. Mejor dicho, habiendo luego advertido que allí no se produce prueba, dijo que igual la decisión es del Juez, y que puede rechazar el acuerdo, cuando no existe prueba, por lo tanto se aplica allí el estándar de prueba más allá de toda duda razonable. -Entendemos que confunde control de legalidad, con control de la prueba-. Este Jurado, de la nueva escucha su examen, y de la lectura de su presentación; sigue advirtiendo, como se dijo, una contradicción en dicho punto: cómo puede aplicarse el estándar de prueba "más allá de toda duda razonable" para dictar sentencia en un procedimiento abreviado, cuando lo que evalúa el juez no es prueba (no se produjo ni se va a producir), sino evidencia. Por otro lado, las convenciones probatorias que se arriben en la audiencia de Control de Acusación, pueden incluir hipotéticamente que no se discuta la ocurrencia, la materialidad del hecho, dejando como sola controversia la autoría, y entonces nos preguntamos cómo puede el Juez del Juicio aplicar el estándar de prueba más allá de toda duda razonable, a estas convenciones probatorias. Y si es como dice la concursante, que "...en materia de prueba yo le diría que elegiría otro tipo de estándar..." (como dijo en el examen y transcribió en su impugnación); llegaríamos o otra encrucijada: el juez del juicio valoraría prueba con un estándar, pero las convenciones probatorias, que las partes convinieron no discutir y que también son prueba, ingresaron a juicio través de otro estándar. En síntesis: no quedó claro de su exposición, y ante casos específicos planteados por el Jurado, qué piensa sobre el juego y el entrecruce entre el "estándar de prueba más allá de toda duda razonable", con los acuerdos de las partes sobre aquello que no es controvertido -ya sean convenciones probatorias, o bien Acuerdos Plenos y Parciales-. Por lo demás, cabe señalar, que el hecho de que aún nos queden dudas sobre su razonamiento, en cuanto a la aplicación del estándar de prueba "más allá de toda duda razonable" en otros actos procesales que no sean el juicio, es una muestra más de que su exposición por lo menos no fue clara sobre el punto, lo cual debe ser inexorablemente valorado en forma negativa; aún más siendo una cuestión derivada del propio tema que ha elegido tratar en su examen. El siguiente agravio (217 vta.), esto es, el referido a la resolución del caso planteado en cuanto a la aplicación de medidas de coerción, en un aparente caso de violencia de género, pero que las escalas de los delitos permitirían dejar aplicar en su caso una condena condicional; la concursante optó por aplicar medidas menos gravosas a la prisión preventiva, y dio fundamentos atendibles. Lo que se valora desfavorablemente, es que cuando se ha complejizado el caso, o sea, se le dijo que en una audiencia posterior, se le vuelve a imputar que lesionó a la denunciante -su ex mujer-, incumpliendo palmariamente con las medidas de coerción antes dictadas, al pedírsele prisión preventiva por parte de la Fiscalía, vuelve a aplicar las mismas medidas de coerción que no dieron resultado (no acercamiento a la víctima, exclusión del hogar), y solo agrega una custodia para la víctima; sin ahondar siquiera en la posibilidad de aplicar medidas de coerción más severas, que neutralicen el riesgo de nuevos ataques contra la víctima, como podría ser una detención domiciliaria -con custodia permanente o no-. Tampoco se planteó, para por lo menos rechazarlo con sus argumentos, que lo normado por el art. 115 inc. 2, pueda ser inaplicable para el caso concreto (teniendo en consideración la ineficacia de medidas menos restrictivas y lo normado por el art. 117 segundo párrafo del C.P.P.). En síntesis, se mantuvo en las mismas medidas de coerción, cuando -por lo planteado por el Jurado Examinador-, era razonable advertir que eran insuficientes para neutralizar el "riesgo para la integridad de la víctima", o a criterio de la concursante "riesgo de entorpecimiento de la investigación".     Esta falta de exploración de medidas de coerción alternativas es lo que este Jurado valoró negativamente, y que aquí se sostiene. La falta de evaluación de opciones, por lo menos para su rechazo, dejó en el Jurado la impresión de que la concursante se apega a una resolución y no la muta, ni explora posibles alternativas, aún cuando varían ostensiblemente las circunstancias. En cuanto al último motivo de impugnación (fs. 218), referido a su negativa a conceder la Suspensión de Juicio a Prueba en casos de violencia de género; se agravia de que se haya valorado negativamente que resultó inflexible en su postura. Entendemos que este agravio también debe ser rechazado, toda vez que si bien su postura inicial es atendible y estuvo debidamente fundada, -rechazar la SJP, porque al Juzgador no le consta si el consentimiento prestado por la víctima, es un consentimiento libre-, cuando se le plantea que en el mismo caso, las partes le ofrecen al Juez o Jueza un informe en donde consta que el consentimiento de la víctima no está viciado, todas las partes están de acuerdo, la Fiscalía no solo no se opone, sino que pide la concesión de la SJP, la víctima pide la palabra y dice que fue un hecho aislado, y que hace un año que sucedió, los informes psicológicos y psiquiátricos dicen que además de no estar viciado su consentimiento, no existe un contexto de violencia; la concursante se mantiene en su postura de no concederla. Aquí no solo es inflexible en su postura -no evalúa hipótesis alternativas a su posición, garantías constitucionales en juego, principios del proceso penal neuquino-, sino que se apega a lo resuelto la CSJN en el leading case "Góngora" cuando resultan ser varias las circunstancias diferentes que plantean ambos casos. Por otra parte, tampoco se cuestiona sobre si toda agresión física de un hombre a una mujer es violencia de género, o si es necesario que esa agresión se base en su género -cuestión central en el análisis de estos casos, art. 1 Convención de Belem Do Pará-.          Por todo lo expuesto, los suscriptos entienden que corresponde rechazar la impugnación formulada por la Dra. SILVIA ROSSANA MOREIRA, respecto de la nota asignada al examen oral que rindió en el Concurso 137.Habiendo cumplido, en legal tiempo y forma con la carga impuesta a los suscriptos, por el artículo 32 del Reglamento de Concursos Públicos de Antecedentes y Oposición; siguiendo las expresas instrucciones oportunamente brindadas por funcionarios del Consejo de la Magistratura que Ud. preside, dejamos expresa constancia de haber consensuado el contenido del presente, entre ambos Jurados Titulares vía correo electrónico, y que haremos entrega de una copia en soporte papel, debidamente firmada por el Jurado Magistrado Titular Juan José Nazareno Eulogio. Saludamos al Sr. Presidente, con nuestra consideración más distinguida”

Que, en Sesión ordinaria del día de la fecha, plasmada en Acta N° 017/18 se tomó conocimiento de la decisión del Jurado, teniendo por contestado el traslado conferido.-

Por ello,

EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN RESUELVE:

Artículo 1º: RECHAZAR la impugnación deducida por la postulante Silvina Rossana Moreira contra la etapa de evaluación técnica del Concurso Público Nro. 137, por los fundamentos vertidos en el informe transcripto en los considerandos que forman parte de la presente.

Artículo 2º: REGÍSTRESE. Notifíquese.